Sunday, November 16, 2014

Una pequeña ayuda


Nunca sobra una ayuda, venga de donde venga, sin importar si es poca o mucha la carga que nos quita. Este niño disfruta la compañía de su fiel Pastor Alemán. Lastima que los perros no gocen del libre albedrio, un termino que trata de la capacidad de reflexionar, de elegir y tomar el camino que consideremos mas apropiado en nuestras vidas. Los animales, aun cuando sean muy inteligentes no la tienen, actúan bajo instinto si son salvajes o bajo órdenes si son adiestrados. Esta misma raza que hoy camina tranquilamente por las calles de Zapatoca cargando su parte de la leña, ha sido usada por años como defensa personal e inclusive para atacar seres humanos, como lo hicieron (¿qué no hicieron?) los nazis con los judíos o los comunistas en la Alemania Oriental para evitar la fuga de sus ciudadanos. Normalmente, el que se quiera ir que coja sus maletas y ¡hasta la vista, amigo! pero no, ellos no. La fuga de los habitantes de la RDA generaba problemas económicos y de imagen. Se disminuía rápidamente la mano de obra estatal. Donde se proclamaba el odio al capitalismo, morían seres humanos por asuntos de hacienda. Por estos días se cumplen 25 años de la caída del Muro de Berlín (Berliner Mauer), 155 kilómetros de infamia encerrando a Berlín Occidental, familias separadas, muchos murieron tratando de huir, pero como siempre, un buen numero de historias llenas de optimismo y amor al tratar de fugarse, al intentar ganar una pequeña batalla a la opresión. El hombre luchando por su derecho a la libertad, a escoger, a decidir, al libre albedrio.

Post a Comment
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...